Envío Gratis. ¡Siempre!

Go Lemon

¿Buena idea (de negocios)? A por ello! Y……

Llevas pensando durante semanas, ¿qué digo?, MESES una idea de negocio fantástica. Sientes en cada fibra de tu cuerpo que realmente deberías hacerlo pero no lo haces. ¿Por qué no?

Es muy fácil, estás atrapado en la comodidad de tu vida diaria. Ya sea esa vida buena o mala, debes salir de ella y ya está.

Ahora bien, yo les enseño a mis hijos que DEBEN respirar, de lo contrario morirán. Pero para el resto de las cosas no se DEBE hacer mucho.  Así que tampoco DEBES salir de tu zona de confort. Pero si quieres cambiar algo, sí debes.

Bueno, eso suena fácil. Lo es, porque si ya estás pensando cuando lees esto: Sí, pero…. (rellénalo tu mismo), entonces para. Si no va a suceder ahora, ponte una nota en tu agenda dentro de un rato y añáde: leer de nuevo el blog de Go Lemon y pega la dirección de la página web en la cita del calendario. Así podrás volver rápidamente a este artículo.

Bien, sigues ahí. Entonces, te puedo contar por experiencia propia: ¡Aprovéchalo!

  1. SUÉÑALO
  2. CRÉELO
  3. HAZLO
  4. ¡SAL DE TU ZONA DE CONFORT! 

Punto 1. Tienes que ser capaz de soñarlo, imaginar cómo funcionaría tu idea y cómo será un éxito. ¿Qué es lo que tendrás y qué estarás haciendo? ¿Qué servicio o producto venderás? Conviértelo en algo precioso y, si quieres hacerlo bien, descríbelo o dibújalo. Yo también lo hice hace 6 años y me lo imaginaba. Pasaron 5 años antes de que me pusiera manos a la obra (ver punto 4).

Punto 2. Tienes que creértelo. Si tu no lo crees, nadie lo creerá, porque tú debes hacerlo. Tal vez no tengas que hacerlo solo, pero de todos modos tienes que hacer tu parte y debes creer en ello. Tienes que estar convencido y si tienes alguna duda, vuelve al punto 1 y sueña la situación que sí es convincente.

Punto 3. Ve a por ello. Ni más ni menos. Habrá 1000 razones para hacerlo, pero asegúrate de que tienes 1 razón para sí hacerlo. Si tienes el sueño y crees en él, ¿entonces qué te detiene?

Punto 4. Esto te puede detener. Estás atascado, mira el principio de este blog. No hay éxito sin frustraciones. Sin dolor, no hay ganancia. Es cierto. En serio. Es lo que es.

Lo bueno es que se puede aprender mucho de la frustración, del dolor y de los problemas. Esta tiene que ser tu actitud básica. Sé optimista. Por supuesto habrá cosas que irán mal y otras cosas que irán de forma diferente a lo esperado. No tenías una bola de cristal (nadie por cierto) en los puntos 1 a 4, así que aprende y mejora. Cada día de nuevo, pero ya os contaré más sobre eso, ¡la próxima vez!